Thursday, November 10, 2016

Versos de poemas de otoño



"Las sombras del verano"

Solemne, fue la vida.
Fue la vida el verano, y es ahora
como una tempestad, atormentando
los barcos fantasmales que cruzan la memoria.


Se muere el mar de otoño

y hay niños que apuñalan las estatuas

y las olas arrastran candelabros, sables rotos.
Alguien que no conozco me persigue llorando
-pero sé que el verano fue la vida.
  Felipe Benítez Reyes


 "Alma ausente" 


El otoño vendrá con caracolas,
uva de niebla y montes agrupados,

pero nadie querrá mirar tus ojos

porque te has muerto para siempre.

 Federico García Lorca

"Cambra de la tardor" 

Aquí llega el otoño, con su voz de ceniza,

desalentando sueños, cubriendo de hojarasca

las imágenes rotas que el corazón conoce.
 Jon Juaristi

"Edad roja" 

No vuelven las mujeres con las cuales
cambiabas años de tu soledad

por un fugaz momento de ternura.

Tan ardiente es la vida en el otoño,

que en las horas de angustia no podrás

amar ni a la mujer que ya has perdido.

 Joan Margarit 


 "Melancolía"


Me siento, a veces, triste

como una tarde del otoño viejo;

de saudades sin nombre,

de penas melancólicas tan lleno...

Mi pensamiento, entonces,

vaga junto a las tumbas de los muertos

y en torno a los cipreses y a los sauces

que, abatidos, se inclinan... Y me acuerdo
de historias tristes, sin poesía... Historias
que tienen casi blancos mis cabellos.
  Manuel Machado 

 "Cosas en común" 

Habernos conocido
un otoño en un tren que iba vacío;

La radiante, aunque cruel

promesa del deseo.

La cicatriz de la melancolía

y el viejo afecto con el que entendemos

los motivos del lobo.

Los poemas, que son cartas anónimas
escritas desde donde no imaginas
a la misma muchacha que un otoño
conocí en aquel tren que iba vacío.
  Joan Margarit


"Poema 06" 

Te recuerdo como eras en el último otoño.
Eras la boina gris y el corazón en calma.

En tus ojos peleaban las llamas del crepúsculo.

Y las hojas caían en el agua de tu alma.

Tu recuerdo es de luz, de humo, de estanque en calma!

Más allá de tus ojos ardían los crepúsculos.

Hojas secas de otoño giraban en tu alma.

 Pablo Neruda

"Despedida al pie de un rosal" 

Si no hay conocimientos en las cenizas
dejemoslas caer en la belleza frágil

de este rosal que tiembla en el otoño.

(Belleza del durmiente

que agita imperceptible el mudo pecho

para alzarse después con mayor vida;

como en la primavera los árboles del campo.)

 Francisco Brines



No comments:

Post a Comment

AddToAny