Sunday, August 7, 2016

Confucio y el nadador de Lüling


http://www.gifmania.com/


Confucio se encontraba admirando las cataratas de Lüling. 
El agua caía desde una altura de trescientos pies y corría luego espumando
 a lo largo de cuarenta leguas.
 Ni tortugas ni cocodrilos podían mantenerse en ese lugar,
 pero Confucio vio a un hombre nadando allí. 

Creyó que se trataba de un desdichado que buscaba la muerte
 y dijo a sus discípulos que fueran por la orilla para darle socorro.
 Pero unos cientos de pasos más allá, el hombre salió del agua y, 
con el pelo suelto, se puso a pasear por la ribera cantando.

Confucio lo alcanzó y le preguntó:
Os he tomado por un fantasma, pero, de cerca, parecéis vivo. 
Decidme: ¿tenéis un método para nadar así?

No, respondió el hombre, no lo tengo. Partí de lo dado, 
desarrollé un don natural y lo alcancé sin dificultad. 

Me dejo engullir por los torbellinos y remontar por la corriente ascendente,
 sigo los movimientos del agua sin actuar por mí.

¿Qué queréis decir con: partir de lo dado, 
desarrollar un don natural y alcanzarlo sin dificultad?  
preguntó Confucio.

El hombre respondió:

Nací en estas colinas y en ellas me sentí en mi casa; 
esto es lo dado. Crecí en el agua y poco a poco me sentí a 
gusto en ella; éste es el don natural. 
Ignoro por qué actúo de este modo; ésto es sin dificultad.
Zhuang Zi


No comments:

Post a Comment

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...